TIU 01_172469_1180_v1_crp_ly1

 

Si hay una serie que revolucionó la televisión americana la pasada temporada fue This Is Us, serie que se puede ver en primicia en FOX Life. Una serie alejada de las comedias que triunfan en la parrilla (Modern Family, The Big Bang Theory), de los procedimentales clásicos (NCIS: LA, Ley y Orden: Unidad de Víctimas especiales, Navy) o de los dramas con tintes de soap opera (Anatomía de Grey, Empire, Scandal).

 

This Is Us se estrenó en USA con unos buenos datos de audiencia. Lo que nadie se esperaba es que semana tras semana congregase a mayor número de espectadores frente al televisor. Y todo ello gracias a una trama en la que la emoción es la principal protagonista y donde los espectadores reconocen abiertamente en las redes sociales emocionarse y llorar con sus personajes y los giros dramáticos que protagonizan.

 

La serie retoma la línea de ficciones como Cinco hermanos, Familia de acogida, Parenthood, Cinco en familia o Las chicas Gilmore, entre otras: dramas centrados en una familia que nos muestran sus alegrías y tristezas cotidianas y con la que nos embarcamos en un viaje emocional.

 

Gracias a estas series nos enamoramos de la familia Walker, los Foster, los Braverman, los hermanos Salinger o Lorelai y Rory, probablemente la relación materno-filial más original vista en la pequeña pantalla en los últimos años.

 

Para que esto funcione la serie debe contar con unos personajes atractivos y empáticos: por una lado, el joven matrimonio formado por Jack y Rebecca Pearson (unos estupendos Milo Ventimiglia y Mandy Moore) que se enfrenta a la paternidad múltiple, a problemas económicos, a la dificultad de compatibilizar la vida familiar y profesional o la crisis de pareja.

 

Por otro, sus hijos ya adultos: Kevin, superficial actor en busca de reconocimiento (un Justin Hartley que juega humorísticamente con su imagen de sex-symbol obtenida gracias a Smallville o Revenge); la sentimental e indecisa Kate (maravillosa Chrissy Metz) y el brillante – e inestable – Randall (un Sterling K. Brown que ya nos enamoró con American Crime Story: The People versus O.J. Simpson). Trillizos con un punto trágico ya desde su nacimiento: Randall es el hijo adoptivo que Jack y Rebecca acogieron al perder a uno de los bebés que esperaban.

 

A lo largo de la temporada con continuos saltos temporales hemos visto fragmentos de la vida pasada de la familia Pearson y su influencia en el presente (la reaparición del padre natural de Randall, músico de jazz adicto a la heroína con un cáncer terminal que busca redimirse al final de sus días).

 

Este pasado desarrollado en los 90 permite recuperar una época a nivel estilístico: desde la ambientación, vestuario, música (la serie cuenta con una excelente banda sonora) o referencias a hechos históricos de la época. Su cuidada factura, su creíble reparto y emotivos guiones han enamorado a crítica y público.

 

Este respaldo popular se ha visto reflejado en los distintos premios de la temporada: 3 nominaciones a los Globos de Oro y 10 nominaciones a los Emmy así lo avalan. En la reciente última ceremonia de la Academia de la Televisión la serie se alzó con 2 galardones, mejor actor protagonista (Sterling K. Brown) y actor invitado (Gerald McRaney).

 

This Is Us regresa a FOX LIFE el 5 de octubre a las 22.10 (pocos días después de su estreno en USA). Aunque la sorpresa es una de las características de la serie, su creador (Dan Fogelman) ha prometido que muy pronto se descubrirá una de las incógnitas pendientes de la 1ª temporada (qué pasó con Jack Pearson) y se abrirán nuevas que harán que los espectadores sigamos pegados a la pantalla semana tras semana emocionándonos riendo y llorando.

 

This Is Us, todos los jueves a las 22.10 un nuevo episodio en primicia en FOX Life